SUSCRÍBETE

Noticias en tu correo electrónico

    30 de julio de 2014

Vallarta Vive Guía | Quiénes somos  


Principal
Sociedad y Política
Arte y Cultura
Círculo empresarial
Columnistas
Nuestra salud
Vida y Estilos
Sociales
Sala de Prensa
Galerías de fotos
Escríbenos
 

SONDEO

¿Cuál consideras debe ser el rubro prioritario para que la administración actual atienda?
Seguridad Pública
Salud
Programas y Apoyos Sociales
Grupos Vulnerables
Vialidad
Limpieza y recolecciòn de basura
Jardines y Camellones
Otro
 



► Columnistas
Los retos de Aristóteles: ni sencillos ni tranquilos

P a t r o c i n a d o r

por Rubén Martín     Compartir


Todo apunta a que el priista tratará de construir pronto una línea más de Tren Ligero e intervenir en la movilidad de la zona metropolitana

P a t r o c i n a d o r


 

Otras noticias:

Jalisco se prepara para las elecciones del 2015 y 2018

Efectos del cambio climático ya tienen impacto en destinos turísticos nacionales

Los caminos de la palabra: El perro chihuahua y el taco al pastor

Ampliará Costa Alegre su oferta como destino de lujo

Defensor de víctimas de Thomas White, prisionero

110 mil dólares: la diferencia entre un 'bypass' mexicano y uno gringo

Entre Muslos: ¿Por qué los guapos las prefieren gorditas?

Imprimir ImprimirEnviar por e-mail Enviar

7/26/2012.-Aristóteles Sandoval Díaz, el abanderado del Partido Revolucionario Institucional (PRI) asumirá la gubernatura del estado, si los magistrados electorales no fallan en su contra, en un periodo de conjunción de varias crisis. De confirmarse su triunfo, no tendrá un periodo de gobierno ni sencillo, ni tranquilo.

Para empezar, el abanderado del PRI ganó la elección para Gobernador con un margen más estrecho del que esperaba y que concedían las encuestas. De hecho, obtuvo menor porcentaje de votación que Arturo Zamora Jiménez en 2006; el resultado electoral le impidió así mismo, tener mayoría en la siguiente Legislatura del Congreso local. Donde la ventaja parece ser más clara es en los municipios donde el PRI se impuso en 85 de 125 gobiernos, entre ellos la Zona Metropolitana de Guadalajara. No obstante, en la elección a Gobernador en la zona metropolitana fue vencido por Enrique Alfaro, quien mantendrá una política opositora para ganar la candidatura al gobierno de Guadalajara en 2015. A esto hay que sumar una oposición social que cuestiona la llegada del PRI como una grosera imposición en contra de la voluntad popular.

Visto en números, Aristóteles Sandoval obtuvo 40 por ciento de respaldo de quienes asistieron a votar, pero 60 por ciento sufragó en su contra y otro 40 por ciento de empadronados no acudió a votar: más de dos millones de jaliscienses. De modo que si bien Aristóteles Sandoval sacó más votos el pasado 1 de julio, llega con una legitimidad cuestionada.

De este cuadro se desprenden los retos que tiene el abanderado priista. En primer lugar, el reto de cumplir sus compromisos de campaña. Aristóteles Sandoval presentó un plan general de gobierno al que llamó “Modelo de desarrollo endógeno”, que a pesar del nombre no modifica de manera sustancial el modelo de desarrollo de libre mercado orientado a la atracción de capitales privados y hacia la exportación de mercancías. Luego de su plan de gobierno, Aristóteles Sandoval deberá cumplir las promesas contenidas en sus ejes de propuesta: salud, crecimiento económico, seguridad, bienestar social, cultura, movilidad, medio ambiente y educación.

Independientemente de campañas y propuestas electorales, hay un consenso de que el problema central para las familias es la falta de empleo, los bajos salarios en oposición a una canasta básica en aumento. La crisis económica internacional y la crisis del campo mexicano ocasionan aumento del precio de alimentos.

No parece que Aristóteles Sandoval tenga herramientas para poder controlar dichas variables y por tanto ofrece soluciones. Hace tiempo que los gobernadores dejaron de tener injerencia en estos ámbitos de política económica, por ejemplo, influir en el precio de los salarios y las prestaciones sociales, como sí ocurría en el siglo pasado.

Todo indica que, tal como hizo en Guadalajara, Aristóteles Sandoval se dedicará a un programa o algunos programas que acapararán recursos y publicidad y sobre ellos tratará de proyectar su imagen.

En Guadalajara, Aristóteles Sandoval tejió clientelas electorales con programas sociales, en tanto que a la clase media y alta les dio calles y avenidas pavimentadas.

Todo apunta a que el priista tratará de construir pronto una línea más de Tren Ligero e intervenir en la movilidad de la Zona Metropolitana de Guadalajara, lo que podría ser su programa más visible.

Junto a ello deberá cumplir las promesas de apoyo a las familias más necesitadas del estado con varios programas sociales. Entre ellos dar subsidio a todos los estudiantes para el transporte público, el apoyo a mujeres jefas de hogar, ofrecer internet en todos los espacios públicos del estado, entre otros.

El cumplimiento de esas promesas no parece sencillo debido a que Aristóteles Sandoval llega al gobierno en un periodo de vacas flacas para los presupuestos. Luego de la bonanza despilfarrada en el gobierno de Emilio González (llegaron más de 50 mil millones de pesos adicionales) se puede esperar una reducción del presupuesto debido a la crisis financiera internacional.

La profundización de la crisis económica podría llevar a recortes o desaparición de programas sociales, como esta ocurriendo en Europa con los países en crisis. No es descartable que eso ocurra en México y en Jalisco en los siguientes seis años. Y si eso ocurre, la crisis social que ya se vive en el estado y en el país, se agravará. De modo que el propósito de ganar la voluntad de los jaliscienses, “gobernando bien” como dijo al recoger su constancia de mayoría, podría complicarse para el político priista.

Sobre el relevo de partido en el gobierno, todo parece indicar que Aristóteles Sandoval no emprenderá una investigación de la administración de Emilio González, pues las reuniones que han sostenido y los acuerdos manifestados dan a entender que ya pactaron. Emilio González dejará que el mandatario entrante diseñe el presupuesto de 2013 y a cambio éste le respetará a Emilio González el proyecto de la Ciudad Creativa Digital.

Donde se vislumbra bronca es en el relevo de puestos de gobierno; habrá sustitución de panistas por priistas desde los altos mandos o mandos medios del Poder Ejecutivo.

De modo que el contexto político de deslegitimación en el que llega, la posibilidad de profundización de la crisis económica, el recorte presupuestal, el agravamiento de la crisis social, conforma un escenario de dificultad para el cumplimiento de promesas y la solución de los problemas más apremiantes para los jaliscienses.

Lo peor es que Aristóteles Sandoval y su equipo ignoren sus promesas y el contexto de crisis en el que llegan y se dediquen a construir una figura y una candidatura, con la mirada en Los Pinos en 2018. Sería un desastre para el estado.

© VallartaVive.- Sistema informativo del acontecer de la Bahía de Banderas